Masacre militar en Putumayo

Hay consternación en el Ejército Nacional por la masacre que ocurrió en un batallón militar en Putumayo en la noche de este lunes
Una fuente de la institución narró a este medio que el estruendo se escuchó en la sala donde estaban descansando los oficiales, por lo que el capitán Juan Pablo Herrera Mazo acudió a la zona de donde provino el ruido para descartar cualquier incidente. Sin mediar palabra, Alexander Orozco le quitó la vida

El hecho se presentó sobre las 8:40 p. m. en una unidad ubicada en el municipio de La Tagua, cuando el soldado Alexander Orozco estaba a cargo de la seguridad, junto a otro grupo de compañeros, en calidad de centinela. Misteriosamente, agarró su fusil y lanzó un disparo que puso en alerta a todo el personal

Otro de los soldados que se percató de la escena trató de agredir al homicida, pero él esquivó la bala y emprendió la huida: “Están disparando, están disparando”, gritaron unos uniformados. A su vez, el principal sospechoso del crimen aceleró el paso con destino a la puerta principal del batallón. Allí se encontró con el resto de la guardia

Se llevó por delante todo lo que encontró. Su segunda víctima fue el sargento segundo Carlos Rojas Otavo; y luego mató al soldado Yoandris Mejía Mejía con un ataque directo al abdomen, aunque él alcanzó a ser trasladado vía aérea al departamento de Caquetá, pero falleció por la gravedad de la lesión

Una fuente de la institución narró a este medio que el estruendo se escuchó en la sala donde estaban descansando los oficiales, por lo que el capitán Juan Pablo Herrera Mazo acudió a la zona de donde provino el ruido para descartar cualquier incidente. Sin mediar palabra, Alexander Orozco le quitó la vida.

Otro de los soldados que se percató de la escena trató de agredir al homicida, pero él esquivó la bala y emprendió la huida: “Están disparando, están disparando”, gritaron unos uniformados. A su vez, el principal sospechoso del crimen aceleró el paso con destino a la puerta principal del batallón. Allí se encontró con el resto de la guardia.

Según los datos del Ministerio de Defensa, solo en el primer mes de 2024, siete soldados murieron de manera violenta en el país y otros 32 resultaron heridos en acciones delincuenciales reportadas en doce departamentos; los más frecuentes son Antioquia, Valle del Cauca y Cauca, donde operan AGC, ELN y disidencias de las Farc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1  +  7  =